LA DESTRUCCIóN

A mi lado sin pausa el Demonio se agita;

A mi lado flota como el aire impalpable;

Lo bebo y siento cómo abrasa mis pulmones

ahogándome en un deseo culpable y eterno.

Toma, a veces, pues sabe de mi amor por el Arte,

la apariencia de la mujer más seductora,

y acudiendo a especiosos pretextos cobardes,

acostumbra mis labios a sus depravados hechizos.

Lejos de la mirada de Dios así me lleva,

Jadeante y deshecho por la fatiga, al centro

De las hondas y solitarias planicies del Hastío,

Y arroja ante mis ojos, de confusión repletos,

Vestiduras manchadas y entreabiertas heridas,

¡Y el sangriento artificio en donde habita la Destrucción!

Charles Baudelaire.

_Luna___Sol__ERNESTO_Luna____Sol__Luna___Sol

¡Hola mundo!

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

La pesimista

Esta es la historia de una mujer que siempre fue pesimista.

De niña, por ejemplo, si su papá le compraba patines, la niña al verlos
decía:

"y si me caigo…?"

Si le compraba una muñeca, la niña decía:

"¿Y si se rompe….?"

Y así siempre. El padre de la niña, un señor adinerado, la llevó a
distintos especialistas, quienes sugirieron que intentara darle mayor
seguridad, que ya se le pasaría con el tiempo.

Pero el tiempo pasaba, y a pesar de que el padre se esmeraba en darle todo, su hija no daba muestras de mejorar.

A los 15 años, intentó enviarla de viaje en un crucero por el Caribe, pero ella repuso:

"Y si el crucero se hunde…?"

Entonces le propuso enviarla a Europa en avión, pero ella respondió :

"¿Y si el avión se cae…?"

Pasó el tiempo, y la antes niña ya era toda una mujer de 30 años, pero sin mejoría alguna.

El padre, consultando psiquiatra tras psiquiatra encontró uno que le
sugirió:

Lo que le falta a su hija es conocer el amor…

¿Por qué no le consigue algún novio..?"

Ya lo intenté, pero ella empieza:

¿Y si no me quiere, si luego me abandona..?

y cosas por el estilo. Además, así de pesimista no hay quién la soporte…

"Pruebe entonces hacerlo por la fuerza. Usted es un hombre de muchos
recursos, podría pagarle a su chofer, por ejemplo…"

Desesperado decidió hacer la prueba. Esa noche, el chofer entró a la
habitación de la hija, le pegó un par de bofetadas, la arrojó sobre la
cama, le arrancó la ropa y desnudo él también se le echó encima.

La chica estaba inmóvil, dura.

El chofer la penetró… Ella seguía totalmente inmóvil, como paralizada.

Entonces, enojado, el chofer le gritó:

"¡¡¡¡ Muevete un poco!!!!"

Y Ella respondio…..

ERNESTO