RECORDANDO A CECILIA

Cecilia, o Evangelina Sobredo Galanes, como  se
llamaba en realidad, nació en Madrid en 1948.
 Era hija
de diplomáticos  españoles,  y  por  eso 
 durante  toda
su infancia viajó por diversos países,
circunstancia que
hizo que el inglés fuera el primer
idioma  que  hablara, siendo  el 
español  el segundo idioma que aprendiera.
          Por   ello,  en  sus  primeros 
 trabajos  aparecían
canciones en  inglés y en español.
 Finalmente, Cecilia
se inclinaría más a componer en español.
          Sus   primeros   recuerdos   de 
  la   infancia   son
ingleses  y abarcan unos cinco años.
  Posteriormente,
ya en la adolescencia ella misma
 recordaba como una
monja americana la animaba a  tocar
  la  guitarra  y  a
cantar en todas las fiestas de  fin  de  curso.
  Pero  fue
de  regreso  a  su  país,  España,  cuando 
 decidió dedicarse  en  serio  a  “eso” 
 de  la  música   y, abandonando sus 
 estudios  de  derecho  se  puso a 
 componer canciones y a cantarlas por
donde  podía o por donde la dejaban.          
En  el  año 1972, la multinacional
 norteamericana
     “CBS”, hoy  “Sony”,  la  contrató 
y  grabó su primer LP
      conocido,  que  llevaba   por  título 
 su  propio  nombre,
     “Cecilia”. La   casa  discográfica 
  decidió  ponerle  este
      nombre  porque  por  aquél  entonces 
 estaba  muy de
      moda la canción de Simon & Garhunkel.
 En  un  primer
      momento, se quiso registrar como
 “Eva”, pero no fue
      posible ya  que  existía  otra  cantante 
 con  el  mismo
      nombre.
              En este disco aparece su primer
gran éxito,”Dama
      Dama”,la canción que supuso su
gran lanzamiento. En
      este  trabajo   aparecieron  así mismo
canciones como
      “Nada de nada”, “Fui” o “Señor  y  dueño”
(que según
      sus propias palabras, era su
 canción favorita).

              Al  año  siguiente,  en 1973, 

 apareció su segundo  LP,  titulado

“Cecilia2”. Aunque no
tuvo una repercusión tan comercial

como su disco anterior, cabe tambien

destacar canciones
como: “Andar”, “Un millón de sueños”,

 “Canción de amor” o “Mi ciudad”,

Su tercer álbum, el de mayor éxito,

 se titulaba
“Un  ramito  de  violetas”,  canción 

 que  inmortalizó a
Cecilia para siempre, y que según

 su hermana Teresa
antes de ser canción fue un cuento.

 ¿Quién  no  puede
recordar canciones  tan  conocidas 

 como  “Mi  querida
España”, “Decir adiós” o “Sevilla” ?

              En 1975, Televisión Española

decide que vaya
al Festival de la OTI  a  representar 

 a  España. Cecilia
acepta,  aunque  no  muy  conforme,

  puesto  que  los
festivales  no  le  gustaban  mucho.

  Participó  con   la
canción  “Amor  de  medianoche”, 

 compuesto  por  la
propia artista y por Juan Carlos

 Calderón; el tema fue
todo  un  éxito,  consiguiendo  en 

 la  clasificación  del
festival el segundo puesto.

Es  entonces  cuando  graba  un nuevo LP

recopilatorio
  con  el  título  de  la  canción  del 

 festival  de  la  OTI, en el 
  vuelve a  grabar sus canciones de 

 mayor éxito. Este sería
  el  último  álbum  que  saliera  al 

 mercado  en vida de ella,
  aunque  eso  sí, su  último  single

en vida se editó en 1976
  con “Tu y yo”, con una segunda cara

 un  tanto  comprome-
  tida   con  esa  época,  “Una  guerra”, 

 que  es  claramente
  una alusión a  la guerra civil española

 o a cualquier otra de
  la que a lo largo de  su  vida  tuvo 

 conocimiento como hija
  de diplomáticos españoles que era.

          Curiosamente, siendo “Tu y yo”,

 una de las canciones
  más representativas de Cecilia, nunca

 se ha reeditado  en
  las  innumerables  recopilaciones 

 editadas en los 20 años
  siguientes a su muerte.

                 En septiembre de 1976,

 un mes después de su fallecimiento

 en accidente de tráfico,
sale a la  luz  lo  que verdaderamente

 sería su último disco, es el single

que llevaba por título
en la cara A, “El viaje” y en la cara B,

 “Lluvia”.

               Siete años después de su muerte,

 su casa de discos edita un álbum con

12 canciones
inéditas, estas  fueron  recopiladas  de 

 maquetas  y   arregladas  por 

 Juan  Carlos  Calderón.
Parecía algo sorprendente, pero al

escuchar el disco, parecía como si la

 propia Cecilia hubiera
venido  de  un  largo  viaje  a  dejarnos 

 un  legado  póstumo.  Todos   los 

 admiradores  de  la
cantautora disfrutamos como nunca,

 porque verdaderamente aquello fue

una gran sorpresa.

Ya  con  posterioridad,  en  1991, 

 y  con    la
 llegada   del   sonido   digital,  se  

 editó   con   sonido remasterizado 

 una  recopilación. Y en 1996, se editó
un doble álbum con dos sorpresas:

 la primera es que, Cecilia,  después 

 de   20  años  de   su   desaparición,
volvía a la palestra,y además cantando

 a dúo incluso
con  cantantes  como   Merche  Corisco,

  que  apenas
había nacido cuando Cecilia murió.

                  La verdad, es que resulta

 sobrecogedor oir
gracias  a  la técnica, las seis canciones

 que  canta  a
dúo con Miguel Bosé , Ana Belén,

 Manolo  Tena,  Julio
Iglesias, Sole y Merche Corisco que

 parecen grabadas
hoy en día por su propia voz, porque

 la verdad es que
los cambios de ritmo se adaptan

 perfectamente; ésto,
claro está, se lo tenemos que

 agradecer a Juan Carlos Calderón,

y yo particularmente espero
tener que agradecerlo a algún

disco más así. La segunda sorpresa

 a la que me refería, era  la
canción que da título a éste último disco,

 “Desde que tu te has ido”:

 siempre se dijo que esta
canción  nunca  la  había  llegado 

 a  grabar,  incluso  esto se refleja

 en un disco en directo del
grupo Mocedades, que hace

 mención de ello. Pues aquí aparece

 esta  canción, eso si,  parece
ser que reconstruida y “superdigitalizada”

 de una maqueta que grabó la  propia 

 Cecilia  solo
con su voz y guitarra haciendo pruebas.

 El resultado: perfecto. Una vez más, 

 gracias  a  éste
gran músico español,

llamado Juan Carlos Calderón.

Nacido 11-Octubre-1948. Madrid (España)
 
   

Era feliz en su matrimonio
Aunque su marido era el mismo demonio
Tenía el hombre un poco de mal genio
Y ella se quejaba de que nunca fue tierno
Desde hace ya más de tres años
Recibe cartas de un extraño
Cartas llenas de poesía
Que le han devuelto la alegría

Quien la escribía versos dime quien era
Quien la mandaba flores por primavera
Quien cada nueve de noviembre
Como siempre sin tarjeta
La mandaba un ramito de violetas

A veces sueña y se imagina
Cómo será aquel que tanto la estima
Sería un hombre más fiel de pelo cano
Sonrisa abierta y ternura en las manos
No sabe quien sufre en silencio
Quien puede ser su amor secreto
Y vive así de día en día
Con la ilusión de ser querida

Quien la escribía versos dime era
Quien la mandaba flores por primavera
Quien cada nueve de noviembre
Como siempre sin tarjeta
La mandaba un ramito de violetas

Y cada tarde al volver su esposo
Cansado del trabajo la mira de reojo
No dice nada porque lo sabe todo
Sabe que es feliz, así de cualquier modo
Porque él es quién le escribe versos

Él, su amante, su amor secreto
Y ella que no sabe nada
Mira a su marido y luego calla

Quien la escribía versos dime quien era
Quien la mandaba flores por primavera
Quien cada nueve de noviembre
Como siempre sin tarjeta
La mandaba un ramito de violetas

ERNESTO_______

 RECORDANDO A CECILIA