LA LÁMIA ENAMORADA (CUENTO)

“Una vez un joven pastor de Orozko, en Bizkaia, llamado Daniel, andaba por el monte con su rebaño cuando oyó un canto maravilloso, y quedó tan asombrado que se olvido de las ovejas y se dirigió hacia el lugar de donde provenía la voz. Al separar unos matorrales vio algo que le dejó boquiabierto. Sobre una roca enclavada en medio de rio estaba sentada la joven más hermosa que jamás había visto. Tenía el cabello largo y rubio, tan largo que le llegaba a los pies… Se peinaba con un peine de oro mientras cantaba una extraña melodia.Daniel no podía apartar sus ojos de ella. En eso, la joven dejó de cantar y dirigió su mirada hacia los matorrales.Al ver al joven pastor se zambullo fugazmente en el rio.Al poco sacó la cabeza del agua, escondiéndose tras la roca, asomándose temerosamente…mientras el muchacho contemplaba, atónito, el juego.Finalmente,no volvió a esconderse y abriendo sus grandes ojos transparentes la preciosa lamia preguntó: -¿Quién eres? El pastor permaneció mudo. -¿Quién eres?- insistió la joven -Daniel, Soy Dani-acertó a responder al fin-. ¿Y Tú? La joven lamia se echo a reír y no respondió, zambullendose de nuevo. El pastor esperó y esperó, pero al ver que no salia, regresó al pueblo confuso. Durante unos cuantos días no salio de casa, y no podía dejar de pensar el la joven del rio.Por fin se decidió y otra vez cogió el camino hacia el monte.A medida que se acercaba al lugar, de nuevo escucho aquel canto de los angeles, y se sintió feliz. La hermosa joven, al igual que la vez anterior, peinaba sus cabellos rubios sentada encima de la roca junto a la cascada…. Al ver a Daniel dejó de cantar y le sonrió -Buenos dias, Daniel- dijo-.Te estaba esperando. -¿A mi?-pregunto estupefacto. -Si, a ti.Acércate, acércate. Daniel se aproximó a la orilla, y allí se sentó.Pasaron las horas y ninguno de los dos hablaba, sólo se miraban. -¿Te casarás conmigo?-.Pregunto la joven lamia cuando el sol comenzaba a ocultarse. -Si-.Respondió Daniel. En señal de compromiso, la joven le entrego un anillo, que el se puso en el dedo anular al instante. Tras la despedida el joven ya en casa…. -MAma, voy a casarme- le dijo Daniel a su madre. -Pero, hijo…,¿con quien?-pregunto su madre, asombrada, pues no sabia que su hijo tuviese novia. -Con la joven más hermosa del mundo.vive arriba en el monte, junto al rio. -Pero…¿quien es?- insistió la madre. -La mujer más hermosa que he visto en mi vida. -¿como se llama?¿quienes son sus padres? -Es la más hermosa, la más hermosa… La madre llego a la conclusión de que su hijo estaba hechizado. Salio presurosa a la calle, habló con sus vecinos, con la abuela, con el tío, con el cura….todos le aconsejaron de forma distinta:Si es bruja, esto..Si es Lamia,lo otra..Si es extrangera, aquello….finalmente el hombre más viejo de Orozko dió también su opinión. -Si es lamia, tendrá los pies de pato-sentenció… La madre regresó a casa e hizo prometer a su hijo que miraría los pies a su novia.Despues de mucho insistir, Daniel prometió que asi lo haría, miraría los pies a su hermosísima novia. De pronto, se apoderó de el un gran deseo de verla de nuevo, y echo a correr hacia el monte. Su enamorada se estaba bañando y jugueteaba con los peces, entraba y salía del agua como un delfín y su risa era como el sonido de mil cascabeles.Se acercó silenciosamente, queriendo darle una sorpresa pero…..ahi!los pies de su amada no eran como los de todo el mundo! -estaré soñando?-se preguntaba,incredulo… Los pies de la joven parecian patas de pato, definitivamente eran pies de pato! Daniel se quedó paralizado por el estupor y después regreso al pueblo con el corazón destrozado. Al entrar en casa su madre que le esperaba, notó que algo extraño sucedía. -¿Y qué, hijo? ¿Que ha pasado? ¿Has visto sus pies?-le pregunto impaciente. -Son como los pies de los patos…-murmuro el joven. -Es una LAMIA! No puedes casarte con ella! lo oyes!, los humanos no se casan con las lamias. Daniel, presa de gran tristeza, se metió en la cama y enfermó.La fiebre le hacia delirar, veía el rostro de su amada y oía su voz llamándole..:”Zatoz,maitea,zatoz”(“Ven,querido,ven”).Pero él nunca volvió, porque murió de pena. El día del entierro la lamia acudió a la casa de Daniel, se acercó al lecho, lo cubrió con una sábana de oro y besó sus fríos labios. Siguió al cortejo fúnebre hasta la puerta de la iglesia, pero, como todo el mundo sabe, las lamias no pueden entrar en las iglesias, entonces regresó al monte llorando por su amor perdido.Tanto y tanto lloró que, en el lugar donde cayeron sus lágrimas brotó un manantial que recuerda para siempre el amor imposible entre la lamia y el pastor.”
Autor Desconocido.
NEGRO_SOL_

Cuento de la luna.

Nuike gritaba a la Diosa Luna.

 

Eh, tú!, ¡dicen que eres poderosa!. ¿Por qué no haces algo para que deje de encontrarme triste?.

 

Luna no respondía, solo la miraba, con su media sonrisa.

 

– ¡Tú tienes la culpa de lo que me pasa, de que me sienta una desgraciada!. Si realmente tuvieses poderes podrías hacer que fuera más feliz, que todo el mundo me quisiera. Si luciera bella e importante sería aceptada.

 

Nuike sollozó y se cubrió la cara con las manos. Luna brillaba con mucha fuerza y Nuike percibió su resplandor. La luz se coló entre sus dedos, llegando hasta sus pensamientos. Alzó su mirada y reparó por primera vez realmente en su belleza. Para su sorpresa, sintió que algo nacía en un lugar que no era ajeno, era dentro de ella donde brotaba felicidad y encontró la riqueza en lo más íntimo de su alma, un tesoro para compartir de donde surgía el amor hacia sí misma, que adivinaba como un imán para el amor de los demás. Se vió como era sin ningún espejo, su sensibilidad, inmensamente bella, maravillosa, irrepetible. Miró a los ojos profundos de la luna llena.

 

Luna dejó de girar en torno a su eje como hacen otros satélites en el universo y le devolvió la mirada, por eso presenta siempre la misma cara. Nuike había comprendido que a veces la felicidad es solo cuestión de actitud y Luna se quedó así, observando eternamente, alumbrando con su luz de plata.

 

ERNESTO______________________

¡…El Hada Sin Alas

Era se una vez un hada que nació en un país muy lejano.
Su madre quería que se llamara Mar, pero su padre, el rey Bondad,
decidió que se debía llamar poema.

 Generosidad, que era su madre, pensó que nunca la llegaría a ver crecer.

Estaba muy ilusionada con haber dado a luz un hada, soñaba con lo bella que sería.

 De todas formas a Generosidad la trataba mal la vida y Poema era un problema para ella,

siempre estaba por delante!!! 

 Por esta razón a Poema la criaron Ternura, el rey Bondad y la princesa Dulzura. 

 Mucha gente se preguntaba cómo podía haber nacido un hada de dos seres humanos.

Los dioses, al ver la gran belleza del alma del rey Bondad, decidieron que una de

sus hijas sería un hada y que viviría eternamente. 

 Poema adoraba a su madre y se pasaba la vida besándola.

Generosidad no quería tantas zalamerías, pues su mundo estaba lleno de problemas 

 El rey Bondad mandó a Generosidad de vacaciones con Poema y Dulzura.

 Ternura las acompañó. El rey añoraba ver a su madre, Sacrificio,

 y preparó todo para que se quedara su familia en ese país para siempre. 

 Así Poema se vio en un nuevo lugar y conoció a Sacrificio, que era su abuela. 

 El hada Poema creció muy tímida. Su madre la quería, pero…

estaba decepcionada con su hija. Este hada no era tan bella como Generosidad soñó que sería.

Dulzura no era un hada y era bellísima. Qué decepción!!! 

 Poema siempre estaba triste, pero muy pronto empezó a despertar en ella un sentimiento muy bello, el del amor. Empezó a conocer a bellos príncipes y se sentía querida, algo tenía que atraía mucho a estos. ¿Sería por ser un hada? Seguramente!!! 

 Su balcón siempre estaba lleno de ramos de flores; su buzón lleno de anónimos de enamorados, y sus oídos siempre escuchaban palabras de amor… 

 Un día se fijó en el príncipe Orgullo, todas sus amigas lo adoraban

y ella se enamoró por primera vez. Era una niña, pero el amor no tiene edad… 

 Orgullo, aunque siempre haciéndose el interesante, se enamoró de Poema,

 ya no le importaban las princesas que tenía tras él. Él había encontrado un hada.

Se comprometieron y eran felices… 

 Pasado u tiempo, el hada Poema se empezó a dar cuenta de que

 Orgullo no se interesaba por todas las cosas que llenaban su alma: la poesía,

 el romanticismo, el prójimo, la justicia… tantas cosas!!! Empezó a ser menos feliz junto a él.

 Pensó en dejar a su príncipe y encontrar a alguien que se asemejara

más a ella, pero….pobre Orgullo, él sufriría y Poema no podía ver sufrir. 

 Pensó que quizá los demás príncipes serían parecidos y puso en su mente formar una familia.

 Seguramente crecerían sus hijos llenos de amor. 

 Llegó el día de la boda y Poema se sentía muy mal, tenía mucha fiebre.

Quizá eran los dioses que se confabulaban para que no formara una familia,

pero…al final, uno de los dioses, el dios Equivocación decidió que aunque fuera

un hada y Orgullo no pensara como ella, se debía de casar. 

 Orgullo adoraba al hada y la construyó una jaula de oro para que habitase en ella.

 Pero decidió quitarle sus alitas, así se asemejaría más a él. A Poema nada la importaba,

estaba pensando en formar su familia, quizá sin alas le sería más fácil. 

 Por fin se llenó de felicidad porque los dioses le concedieron dos hijos: Arte y Amor. 

 Poema se sentía cada día más alejada de Orgullo, le amaba como a un hermano,

pero eso no era el amor con el que siempre ella soñó. Se sentía triste en

su jaula y extrañaba sus alas. Volcó todo su amor en sus hijos. Su mundo fueron ellos. 

 Cuando Arte y Amor crecieron se separaban más tiempo de Poema.

Poema se sentía sola, aun sin sus alas seguía habiendo príncipes que se

 enamoraban de ella, pero ya no quería enamorarse de ninguno; al fin y al cabo sería

 un hada enamorada del amor, ya que el amor nunca la defraudaría. 

 Entregaba su amor a la gente que creía que la necesitaba y se sentía querida por todos,

 pero el amor romántico con el que siempre soñó, lo guardó en un cofrecito.

Sabía que las hadas eran eternas y que algún día los dioses la llamarían a su presencia

para decidir el resto de sus días, cuando se hubiera acabado su labor en la humanidad.

 A ellos les entregaría el cofre, porque sabrían lo que había que hacer con tanto amor acumulado en él. 

 Un día Poema vio a su hijo Arte asomado a una ventana de sueños, allí el

 se divertía hablando con gente a la que no veía. Ella decidió hacer lo mismo.

Se aficionó a conocer a la gente del mundo de los sueños. Siempre intentaba ayudar

con sus palabras, ya que al no tener ya sus alas, no podía hacerlo de otra manera.

 Se sentía tan querida….todos la decían cosas bellas. 

 Cada persona se mostraba en una nube. –en el mundo de los sueños había

reyes y reinas, príncipes y princesas, y caballeros y damas. Seguramente habría gnomos,

hadas y duendes, pero Poema no los conocía. 

 Una noche, cuando poema salía de su jaula y conectaba con el mundo de sueños,

 estaba hablando con un caballero; de repente apareció otra nubecita, pero este personaje

 era por lo menos un rey!!! Se despidió del caballero y comenzó a hablar con él.

 Qué simpatía!!! Poema quedaba admirada y….que cosas tan bonitas le preocupaban.

 Él amaba la vida, los sueños, la poesía….Estaba lleno de sensibilidad.

Poema nunca conoció a un humano igual, llegó a pensar que sería un

duende, pero…no. Era un dios, el dios de la belleza y de las aguas;

su nombre era un poco complicado, se llamaba UKDSY. Había nacido de un humano,

el rey Esfuerzo y de una bella flor, la rosa. Por esa razón le encantaba pasear por la tierra. 

 Poema y UKDSY hablaban algunas veces. Ella se enamoró del dios,

le parecía todo un sueño. UKDSY había tenido muchos amores en la tierra,

 tenía a las princesas más bellas jamás soñadas. 

 Poema le producía un poco de curiosidad, nunca había visto un hada sin alas… 

 Un día Poema decidió abrir el cofre en el que había guardado todo su amor,

se lo entregó todo a UKDSY. Comprendía que no podría ser amada por un dios,

 y mucho menos por el dios de la belleza. 

 UKDSY le ofreció su amistad, una amistad para siempre. Sabía cuanto

 le amaba Poema, pero….un hada sin alas…No la podría entregar su amor,

y además no confiaba en un hada tan rara. 

 Poema decidió que todo su amor se lo entregaría a UKDSY.

 Ya no le presentaría el cofre a los dioses, ya nunca conocería lo que era amar y

 ser amada; pero no importaba. Se vaciaría de amor hasta que el agotamiento

 la llevara hacia ellos. Ya no quería ni ser eterna. No quería vivir vidas como la que había conocido. 

 Su dios había preferido el amor de los humanos al de las hadas; sus alas ya no existían,

su amor se había agotado. Lo entregó todo y se hundió en un profundo sueño.

 Los dioses la recogieron, la intentaron reanimar y quisieron recomponer

sus alitas; pero Poema ya no quería la eternidad. Les rogó a los dioses que nunca jamás la despertaran. 

 UKDSY vive feliz entre los humanos, espera a la princesa de sus sueños y sabe

que pronto la tendrá. Él es un dios y no puede ser abandonado por ellos.

 Su hada le dejó todo su amor y sus sueños. De ella aprendió que siempre

 hay que luchar por lo que se ama, aunque se deje uno en ello la misma vida. 

 Cuando encontrara la princesa de sus sueños no la dejaría irse, tendría el coraje

que le enseñó Poema en el amor.

  005CA23C5MNcieloERNESTO

 
 
 

Un cuento.

 
“Erase una vez un pajaro, adornado con un par de alas perfectas
 y plumas relucientes, coloridas y maravillosas.
 En fin, un animal hecho para volar libre e independiente,
 para alegrar a quien lo observase.
 Un dia, una mujer lo vio y se enamoro de el.
 Se quedo mirando su vuelo con la boca abierta
de admiracion, con el corazon latiendole mas
 de prisa, con los ojos brillantes de emocion.
 Lo invito a volar con ella, y los dos viajaron
por el cielo en completa armonia.
 Ella admiraba, veneraba, adoraba al pajaro.
Pero entonces penso: “tal vez quiera conocer
algunas montañas distantes!”. Y la mujer tuvo miedo.
 Miedo de no volver a sentir nunca mas aquello con otro pajaro.
Y sintio envidia, envidia de la capacidad de volar del pajaro.
Y se sintio sola.
Y penso: “Voy a poner una trampa.
La proxima vez que el pajaro venga, no volvera a marcharse”.
El pajaro, que tambien estaba enamorado, volvio al
dia siguiente, cayo en la trampa y fue encerrado en la jaula.
Todos los dias ella miraba al pajaro.
 Alli estaba el objeto de su pasion, y se lo enseñaba a sus amigas,
 que comentaban: “Eres una persona que lo tiene todo”.
Sin embargo, empezo a producirse una extraña transformacion:
 como tenia al pajaro, y ya no tenia que conquistarlo,
 fue perdiendo el interes. El pajaro, sin poder volar ni
expresar el sentido de su vida, se fue consumiendo,
 perdiendo el brillo, se puso feo y ella ya no le prestaba
atencion, excepto para alimentarlo y limpiar la jaula.
Un buen dia, el pajaro murio. Ella se puso muy triste
y no dejaba de pensar en el. Pero no recordaba la jaula,
recordaba solo el dia que lo habia visto por primera vez,
volando contento entre las nubes.
Si profundizase en si misma , descubriria que aquello
 que la emocionaba tanto del pajaro era su libertad,
 la energia de las alas en movimiento, no su cuerpo fisico.
Sin el pajaro, su vida tambien perdio sentido, y la muerte
vino a llamar a su puerta. “Por que has venido?”,
le pregunto a la muerte.
“Para que puedas volar de nuevo con el por
 el cielo-respondio la muerte-. Si lo hubieses dejado
 partir y volver siempre, lo admirarias y lo amarias
 todavia mas, sin embargo, ahora necesitas de mi para
poder encontrarlo de nuevo.”
  
 Once minutos – Pablo Coelho
 
 ERNESTO.