“Solea” del amor indiferente

 

 ¿Rencores?.. ¿Por qué rencores?

No le va a mi señorío
guardarle rencor a un río
que fue regando mis flores.
Tú me diste los mejores
cristales de tu corriente,
y no sería decente
maldecirte por despecho,
si sé que tienes derecho
a dar o negar la fuente.
Debo estarte agradecido
por tu generosidad;
tú me diste por bondad
lo que yo di por cumplido.
Me brindaste tu latido,
tu boca nunca besada,
tu carne nunca estrenada,
tus ojos siempre empañados
y los potros alocados
de tu amor en llamarada.
Me diste el beso primero
que es el que más atosiga,
y me diste la fatiga
de un cariño verdadero.
Me diste luna y estero,
tu corazón sin celaje,
me diste todo el encaje
de tu caricia en mi pelo,
y me regalaste el cielo
en tus ojos sin paisaje.
Por eso yo, bien nacido,
ni te odio ni te aborrezco,
al contrario, te agradezco
todo lo que me has querido.
No me importa si te has ido
con tu barca hacia otro mar,
que yo no te puedo odiar
por esa mala partida,
ya que odiar es, en la vida,
un cierto modo de amar.
Ni te vengas a mi lado
para pedirme perdón,
el perdón es la razón
de volver a lo pasado,
y lo pasado… acabado,
que pasó… porque pasó.
¡Déjame que viva yo
sin perdón y sin rencores,
porque… por más que me llores
lo nuestro ya se acabó!
  Manuel Benítez Carrasco

 
ERNESTO

Una manera de quererte…

Sí, claro que te quiero con el alma,

pero también te quiero con el cuerpo.
 
Te quiero toda y quiero que me quieras
con toda la piel, con las uñas y con los dedos.
 
¿Ves mis dedos?
Aquí, donde termino y donde empiezo.
 
No sé por qué nos dicen que en los dedos
no pueden florecer los sentimientos.
 
¿Ves tus dedos,
allí donde terminas y donde empiezas?
 
Déjame que te quiera con mis dedos,
pulsándote apenitas, apenitas,
rozando tus caderas en un largo descenso
por colinas infinitas.
 
Que mis dedos te besen el ombligo,
que mis dedos se curven en tus senos,
que mis dedos te abran como un cofre
lleno de flores perfumadas, lleno.
 
Quiéreme con las puntas de tus dedos,
paseando por mi vientre, por mi pecho,
tomando mis costillas una a una,
haciéndome cosquillas en el cuello.
 
Explórame despacio, soy un mundo
por vos todos los días descubierto.
Estoy abierto a toda la ternura
escondida en la punta de tus dedos.
 
Sí, claro que te quiero con el alma,
pero también te quiero con el cuerpo…
 
Te quiero toda y quiero que me quieras
con la piel, con las uñas, con los dedos.
 
 
*E. Gudiño Kieffer
ERNESTO.
 

POEMA

 
     El marinero llevaba en su barca un ramo de rosas rojas

para entregárselas a su amada q esperaba sentada en las rocas.

Remaba cansado y sin fuerzas, ansioso por llegar ya

para abrazar al amor de su vida y otra vez volverla a besar,

de repente la mar celosa, enfureció desatando su ira

la barca perdió el control … y el hombre al agua caía,

se dejó envolver por las olas q lo llevaban mar adentro

sintiendo el sabor de la sal expandiéndose por todo su cuerpo

Llegó a las profundidades y de ahí ya no pudo escapar

la mar le dejo prisionero cobrándose un amante más

Su esposa como cada noche, espera asomada al balcón

a ver si la mar traicionera le devuelve por fin a su amor

pero solo se escucha un susurro q le dice- “ no volverá….”

porque el marinero vivirá para siempre en el corazón azul de la mar.

 ERNESTO 

Poemas de amor

.
No me prometas castillos
ni me enseñes futuros
sólo déjame disfrutar ahora
porque ahora es cuando te necesito
mañana puede ser tarde
dame ahora tu querer
entrégame ahora tu amor.
Son tiempos para sentirnos
cuanto tú y yo estamos a solas
y el tiempo no existe
ni existe el final
sólo nos miramos
para besarnos y amarnos
sin que el mundo se mueva
envidioso de nuestro placer.
____________________________
Escúchame,
te quiero decir amor
no temas ni tiembles
sabes que te esperé
sabes que yo si temí
quiero regalarte sentimientos
bastará una mirada
para que todo sea felicidad..
Estaba dormido, no te sentí
desperté, no estabas
pronuncié tu nombre, silencio
volví a llamarte, más silencio
me inquieté, lloré
tu ausencia dolió
… tu recuerdo empezó.
_______________________________
Mantengo la esperanza de ti
porque no creo en el adiós
porque nuestro amor no es recuerdo
mantengo la vida de sentirte
porque nos quisimos y nos queremos
porque nací para amarte
mantengo la esperanza de tu vuelta
te esperaré.
Mantengo la esperanza de ti
porque no creo en el adiós
porque nuestro amor no es recuerdo
mantengo la vida de sentirte
porque nos quisimos y nos queremos
porque nací para amarte
mantengo la esperanza de tu vuelta
te esperaré.
ERNESTO

Calles vacias

Noches pálidas sin noche

Luna inclemente sin hado

Vuelos sin sentido por la vida

Alas manchadas de dolor,

Dolor que los ángeles cantan.

Mendigos de un beso, de una caricia

Sin luz en el rostro,

Sin alegrías que contarte me encuentro.

Con tanta sed,

Cansado de gritar en el vacío de la vida,

Tan fatigado de mirarme al espejo y sacarme el alma…

  Nimio el corazón por creer,

En pedazos el alma por confiar

Estúpido por seguir soñando con los ojos abiertos.

Tantas ilusiones yacen afuera en la lluvia.

El Nihilismo de mi alma,

El vidrio empañado de flores secas,

Las flores que juntaba para ti en mis infiernos,

Tan lúgubres, tan cálidos…

Y vi un tierno amor ser cocinado en el fulgor

De una mentira,

Vi una ciudad con sus calles frías, vacías.

Tan llena de vos, tan llena de seres sin ser

Como la sangre vendida de mis letras.  

 Está vez no quiero justificarme

Ya no tengo vida entre las manos,

Sólo sombras de noche en el corazón

Fuegos difuminandose en el lago

Perenne del tiempo, tan torpes, tan míos…

Escucho el llanto desconsolado

Que sale de mi voz sin voz aturdiendo el viento.

Aquel que nunca entenderás,

Aquel que nunca quisiste escuchar.

  Tanto proclamar lealtad a la razón

Y heme aquí…

Mordiendo cadáveres buscando recuerdos.

Traicionado para entender,

Entender para tratar de mentirme.

Dieciendome miles de veces lo que ya conozco

Pero que por cobarde prefiero olvidar.  

No buscaré más mi condena en vos,

El sueño fue mío y en mí terminó,

Las estrellas intermitentes se alejan

Con el viejo resplandor de mis ojos.

Y ya no te veo, ya no te siento.

Y ya no lo quiero, ya no deseo…  

Vaciaré la sangre que nunca transitó

Hacía mi carcomido corazón.

La verdad negará la fe ante mí sueño,

Jugando, maldita sea, jugando

Al niño ilusionado y al

Héroe del inmortal amor.  

Cuántas veces ya no me he arrebatado la vida…

Cuántas veces más tendrán las lágrimas que recordarme

Que no nací para vivir, que no morí para nacer.  

 La puerta se encuentra abierta,

Aún puedes escapar.

No quiero que me veas cuando me desnude el alma.

No quiero que cuando el sol venga en la mañana

Descubras bajo mi cama

Los gusanos que buscan mi carne.

  Que extraño silencio,

Sólo unos pasos a lo lejos

¿ Será la muerte?

Tonterías, Dios no es tan compasivo.

Que cándida es su amagura…

(aquella canción que no para de sonar)  

 Y nunca nadie me encontró,

Nunca nadie acarició mis sueños,

Jamás alguien consoló mis versos

Y nunca, mi vida, nunca

Quize renunciar a vivir por vivir…

Aunque lo sabía,

Siempre tus ojos me lo recordaron,

Siempre…

En la vida otro susurro eterno de la muerte.

Autor: Dark-Bahamot

ERNESTO.  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

Luna

 Image Hosted by ImageShack.us
Image Hosted by ImageShack.us
Image Hosted by ImageShack.us
 

 

Image Hosted by ImageShack.us

 

 

Si yo pudiera…

Si pudiera amor,yo te daria
el suave calor para tus noches frias
la calidad humana de mi compañia
y el renacer resplandeciente de un nuevo dia
y la esperanza de fortalecer,y sanar tus heridas.
Si pudiera amor,te entregaria
ese sol que se escondió tras la huida
de esa tarde que se convirtió en la noche eterna
y no salió la luna,ni viste alguna estrella

 

Si pudiera amor,yo me convertiria
en un aliciente para tus sentimientos
y borrar toda huella que aún te hiriera
y sangrar tu corazón hiciera.
Si yo puediera amor,si yo pudiera
te reconstruiría con amor tu vida entera
y me convertiría en sangre para recorrer tus venas
y quedarme dentro de tí y curar tus penas.
Si yo pudiera amor,si yo pudiera…
__________________________________
   
 

 ERNESTO.

 

 

 

 

La pesimista

Esta es la historia de una mujer que siempre fue pesimista.

De niña, por ejemplo, si su papá le compraba patines, la niña al verlos
decía:

"y si me caigo…?"

Si le compraba una muñeca, la niña decía:

"¿Y si se rompe….?"

Y así siempre. El padre de la niña, un señor adinerado, la llevó a
distintos especialistas, quienes sugirieron que intentara darle mayor
seguridad, que ya se le pasaría con el tiempo.

Pero el tiempo pasaba, y a pesar de que el padre se esmeraba en darle todo, su hija no daba muestras de mejorar.

A los 15 años, intentó enviarla de viaje en un crucero por el Caribe, pero ella repuso:

"Y si el crucero se hunde…?"

Entonces le propuso enviarla a Europa en avión, pero ella respondió :

"¿Y si el avión se cae…?"

Pasó el tiempo, y la antes niña ya era toda una mujer de 30 años, pero sin mejoría alguna.

El padre, consultando psiquiatra tras psiquiatra encontró uno que le
sugirió:

Lo que le falta a su hija es conocer el amor…

¿Por qué no le consigue algún novio..?"

Ya lo intenté, pero ella empieza:

¿Y si no me quiere, si luego me abandona..?

y cosas por el estilo. Además, así de pesimista no hay quién la soporte…

"Pruebe entonces hacerlo por la fuerza. Usted es un hombre de muchos
recursos, podría pagarle a su chofer, por ejemplo…"

Desesperado decidió hacer la prueba. Esa noche, el chofer entró a la
habitación de la hija, le pegó un par de bofetadas, la arrojó sobre la
cama, le arrancó la ropa y desnudo él también se le echó encima.

La chica estaba inmóvil, dura.

El chofer la penetró… Ella seguía totalmente inmóvil, como paralizada.

Entonces, enojado, el chofer le gritó:

"¡¡¡¡ Muevete un poco!!!!"

Y Ella respondio…..

ERNESTO

Anteriores Entradas antiguas